Niños en la Memoria

La muerte de cualquier hombre me disminuye, porque yo formo parte de la humanidad; por tanto nunca mandes a nadie a preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti.
(John Donne)

.

Niños de Morelia

Niños de Morelia (México, 1937.)

.

Los Niños de Morelia también llegaron por mar. Pero no murieron ahogados.
En el año 1937 llegaron a Morelia, la capital de Michoacán, México, los primeros niños exiliados, víctimas de la Guerra Civil Española.
Amparados por la solidaridad del entonces presidente Lázaro Cárdenas, los niños fueron acogidos con generoso mimo y cuidado por la población, que se hizo cargo de alojarlos en sus propios hogares y en albergues habilitados para atender a aquel involuntario exilio infantil.
El plan era que permanecieran refugiados el tiempo necesario hasta que terminara la guerra.
La derrota de la República tuvo como consecuencia que muchos de esos niños nunca volvieran a reencontrarse con sus familias, con sus amigos, con su país…
Hoy, esta imagen que, muy a mi pesar, adjunto a este post, movida por el dolor y la indignación, y para tener bien presente que podrían ser nuestros hijos, nuestros nietos, en suma, nuestro futuro,  me ha hecho recordar a aquellos niños que llegaron a México huyendo del horror. Ellos sí tuvieron un futuro.

Está claro, humanidad, no hemos avanzado nada.

.

Sin futuro (Costa de Turquía, 2015)

El pequeño sirio   (Costa de Turquía, 2015)

.

2 comentarios

Archivado bajo Cosas de la real vida, Uncategorized

Caradura

.
Hace tiempo me preguntaron en una entrevista acerca de la inmigración. Respondí que la única migración que debería existir, es la que se hace por amor. La otra, la de cruzar fronteras jugándote la vida, es la de la desesperación, la del hambre, la de ya no tener nada que perder. Ni temer.

Para esta migración, no hay ríos bravos ni alambradas que detengan la mínima posibilidad de una vida mejor. No hay argumento posible contra un cuerpo empotrado en el motor de un coche. Ni contra la muerte de la infancia amenazada por concertinas.

Yo crecí en un país atravesado por “La Bestia”. Un país en cuya frontera norte se despliega un vergonzoso muro de “la tortilla”. Donde los inmigrantes en busca del sueño americano son cazados como conejos en mitad del infernal desierto que separa México y la pesadilla americana. Crecí leyendo infinidad de historias de engaños por parte de los “polleros”, lo que en Europa llaman “mafias”. Ahora aplaudo los esfuerzos del presidente Obama para legalizar el futuro de los millones de ilegales que consiguieron despistar a la mala suerte. Él mismo es fruto de aquella inmigración obligada, la de la esclavitud.

Pero estamos en el siglo veintiuno. Vivo en Europa porque un día llegué en avión. No tuve que entrar en patera. Tampoco entré en una maleta. Ni tuve que esconderme de la policía. No tuve que vivir en un barrio marginal con veinte desconocidos. No me he tenido que cuidar las espaldas ni temer a los xenófobos. No, yo no soy una inmigrante, soy una caradura. Tan caradura como todos los que ahora nos avergonzamos por la ola de desesperación que trata de llegar a la Europa de bonanza.

Y soy de los que no soportamos ver las imágenes con que nos bombardean los medios a todas horas para, acto seguido, informar del último fichaje futbolero. Soy de las que andan dando paseítos por el campo, mientras otros amenazan con volver a cerrar las fronteras. Soy tan caradura como todos los que escribimos y twiteamos que esto es intolerable y que exigimos se tomen medidas humanitarias.

Confieso que trato de no cerrar los ojos doloridos al ver los trenes del siglo veintiuno atravesando países europeos para llegar a cualquier destino y que, inevitables, me hacen recordar imágenes similares del siglo veinte, de cuando, en aquel entonces, el objetivo era escapar del genocidio. Luego, con la conciencia estrujada, me pongo a escribir esto.

Es por eso, desde la comodidad de mi wifi, Señores Líderes del Primer Mundo, incluido Washington, que les pido que dejemos la caradura para otro momento. Dejen de amenazar con cerrar fronteras inexistentes. La desesperación no las conoce. Lo urgente es hacerse responsables de lo que tenían que haber previsto hace mucho tiempo. Es preciso, más que nunca, que se hagan cargo de los inocentes que van quedando en medio de las guerras que han ido provocando. Eso que tan alegremente llaman “víctimas colaterales”.

Porque el drama del éxodo que ahora nos preocupa tanto, no es más que el resultado de sus cuestionables intervenciones en los países de origen de los cientos de familias que están siendo obligadas a migrar. Es ahora, y no en septiembre ni en noviembre, Señores Líderes de los Estados de Bienestar, cuando toca hacerse cargo de los miles de hombres, mujeres y niños, que no tienen más futuro que el de estar dispuestos a morir en un camión frigorífico…

.

Desesperación (Frontera Húngara, 8/2015) © REUTERS/ Bernadett Szabo

.

4 comentarios

Archivado bajo Cosas de la real vida

A Juan Rulfo

Pizca de sal, Trama editorial.

Pizca de sal, Alejandra Díaz Ortiz (Trama editorial)

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cuento y mitad, Pizca de Sal

Pop Star

Pop Star

| 24/8/2015

 

Alejandra Díaz Ortiz *

Escenario

Papá canta. Bueno, más que eso. Papá es un pop star. Es el ídolo de millones de fans por el mundo. De hecho, cuando yo nací, Mike Richards ya era una estrella.

¿Qué me envidias? ¡No sabes lo qué dices! Cuando mi padre se va de gira es como si se fuera a la guerra. Al menos así lo llora mi madre mientras él desaparece por meses enteros, casi siempre en verano. Al final, entre el calor y el mal humor que campa por casa, el estío termina por transmutarse en un insoportable… (seguir leyendo)

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

De compras

.
− ¿Cariño, a dónde vas?
− A comprar un desodorante.
− ¿Y eso?
− Es que noto en el ambiente cierto aroma a matrimonio aburrido…

.

Desodorant mate

.

Deja un comentario

Archivado bajo Cuento fricción

Sin Motivo

Se llamaba Motivo. Al menos eso fue lo que me dijo cuando hablamos por primera vez. Supongo que su nombre debería haberme sorprendido, pero ya me habían desconcertado tantas cosas de ella, que su apelativo solo confirmó lo que ya intuía.

La descubrí desde la ventana de mi nueva casa. El emplazamiento me permitía observar todo el bulevar, a diestro y siniestro. Dos pisos más abajo, a la puerta del centro de metadona, frente a mi particular atalaya, estaba el banco de forja desde el que Motivo solía verme a mí. Justa reciprocidad…. (seguir leyendo... )

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

La chica de los helados

.
Último día de la Feria del Libro de Madrid. La tarde del domingo se va enfriando. El ambiente es el típico de la visita de última hora. Varios personajes mediáticos obsequian sus cotizadas firmas. Los editores asoman miradas de sumas y restas. Aún no tienen claro si ha ido bien el negocio, aunque en el telediario del mediodía anunciaron un “exitoso” incremento del 6% en las ventas. Supongo que sí, para los Blue Jeans, los Masterchefs y los Pasapalabras y el asalto de sus fans que, irremediablemente, obstaculizan el acceso a las casetas vecinas, casi siempre, de pequeños editores o libreros.

En todo caso, el asunto se me escapa. Yo tan solo soy una junta letras que también estuvo obsequiando firmas a aquellos que se acercaron hasta la caseta de Trama editorial.

Termino de tomar algo con mi editor en el bar de enfrente de la 199. Al pasar junto al puesto de helados, una jovencita muy simpática se dirige a él:

– Una preguntita, ¿los que están firmando es porque han escrito esos libros?
– Sí, claro, responde el editor. ¿Qué libro te interesa?, le pregunta, supongo que con la amable intención de conseguirle un ejemplar de obsequio. (La verdad es que yo no tengo tan claro que todos los que están firmando hayan escrito esos libros, pero me callo y sigo andando.)
– ¡No, no, si a mí no me interesan nada los libros!, responde la chica de los helados, sin perder la sonrisa que durante diecisiete días nos regaló a todos los que pasamos por ahí.

Vuelvo a casa con una extraña sensación…

.

feria del Libro de Madrid 2015

Fernando Vicente

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de la real vida