La perversión de la palabra

¡Ojo con las palabras!

A veces transitan del amor al odio sin apenas darnos cuenta…

Día Internacional contra la

Violencia de Género

Microvideo

.

 

Anuncios

Objetos olvidados

.

En el metro de Madrid, domingo, 13,40 pm. Línea 6 hacia Legazpi. Nos subimos en el primer vagón. Enfrente de nosotros viajaban dos chicos de aspecto ¿africano? A nuestro lado, un paquete bastante grande en el suelo.
Di por hecho que aquello pertenecía a los chicos, hasta que ellos se bajaron y el paquete se quedó ahí, abandonado.
Yo, que siempre voy curioseando todo en el metro, me sobresalté. Instintivamente nos alejamos del paquete y caminamos hacia la parte de atrás, rogando que apareciera algún agente de seguridad, dudando si debíamos tirar de la palanca de emergencia, en caso de no encontrarlo.
Afortunadamente, dos estaciones más adelante, vimos a uno en el andén. Desde la puerta le hicimos señas para que se acercara. El uniformado dudo varios segundos, aunque terminó por subir al vagón acompañado de un hombre alto, decidido, vestido de civil, que hizo una seña al conductor para que detuviera el arranque. Luego, se acercó directamente al paquete en cuestión, lo recogió sin más miramientos y abandonaron el vagón, no sin antes comentar que parecía ser la pantalla de una lámpara.
Mientras llegábamos a nuestro destino, el resto de “compañeros de viaje” nos miraban y se miraban entre sí, creo que con cierto alivio. Me pareció que todos seguimos viajando en silencio.
Esta anécdota, que en otro momento habría tenido otro tipo de reacción, al menos de mi parte, me llevó a reflexionar tres cosas:
Una, había hecho lo que había que hacer.
Dos, me aterró la poca precaución del hombre vestido de civil. No digo más.
Tres, que me niego a vivir con paranoia, pero…

(Pd.- Luego nos encontramos con mi amiga Paloma, que nos contó el caso de una pequeña niña abandonada en Atocha, de donde ella venía…)

.

Carlos Monsiváis (Escritor, México 1938/2010.)
Carlos Monsiváis (Escritor, México 1938/2010.)