Mujeres revueltas de Segovia

.

Ni princesas ni sumisas

¡Ni una más!

.

Primer montaje de la Perfomance contra la Violencia de Género en Segovia, 24 de noviembre de 2013.

 

 

Montaje de: Susana Ainziburu

Producción: Rebeca Sevilla, Rebeca Julián, Nieves Coca y Alejandra Díaz-Ortiz.

Maquillaje: Silvia.

Participación colectiva y voluntaria de hombres y mujeres para gritar: ¡Basta!

Anuncios

Vanitas vanitatum omnia vanitas

.

Reconoces lo que es la vanidad cuando te enteras que los Cuentos Chinos y Pizca de sal, han sido incluidos en  la «Lista de los mejores libros en 2013» de Google Play.

Ignoro cómo, por qué y cuál es el criterio para elaborar dicha lista. Lo cierto es que se siente «rebonito» (dirían allá en el rancho grande), ver que, entre los miles de títulos disponibles a lo largo del año, sean, precisamente, tus dos portadas las que sitian a Vargas Llosa…

.

Los mejores libros de 2013 según Google Play...
Los mejores libros de 2013 según Google Play

Laura

Nació allá por el año… ¡Y qué más da! Nació, y ese fue un gran acontecimiento en la familia. Desde pequeña manifestó carácter. Con seis años,  ya se sentaba a la mesa de los «mayores» y discutía con ellos de política o del tema que se terciara. Más de una vez los dejó callados.

Según cuentan, su nombre se debía a la hija de Marx. Hay quien piensa que fue la mismísima reencarnación de ella. Como se le metiera una idea en la cabeza, ella avanzaba sin miramientos. Lo cual incluía esquinas inesperadas de mesas; o bordes de sofás que se cruzaban en su camino. Incluso, farolas y algún que otro muro.

Fueron tantos los golpes que se dio entre cejas y nuca, que su madre, inquieta por los constantes moratones y chichones, la llevó al médico. Tras radiografías y diversos estudios, la tranquilizaron: «No se preocupe, señora, ya tiene un callo en la frente. Su hija, simplemente, es cabezota.»

Debido a esas dos virtudes, la de analizar todo y la de golpearse con cuanto borde se encontrara, su madre la rebautizó como Dolores Contreras. De ahí, seguro, que le viene el sobrenombre de Lola y que solo utiliza en la intimidad familiar.

A eso de los ocho años, juró que nunca se casaría ni tendría hijos. Al principio su familia se reía de tal ocurrencia, pero terminaron convencidos de que así sería: ¿quién iba a querer a una cabezona en contra de todo? Entonces, y solo por llevar la contraria, terminó teniendo dos hermosos hijos  y dando el «sí, quiero» a su paciente marido. Eso sí, en el orden descrito: primero los hijos, luego el bodorrío.

Qué decir de su andadura profesional. Lo que para unas niñas era una clase por las tardes, para ella fue una carrera. Antes de cumplir los diez años, ya estaba haciendo demi-pliés en la Escuela Nacional de Danza. Muchas zapatillas, torceduras y varios años después, licenciatura en mano, inició su historia laboral.

Y, como ella es Laura, la señorita Contreras, también lo hizo al revés. Tanto que, primero fue maestra y luego, alumna. Y es que ella entiende al mundo como un espacio al que hay que exprimir cualquier instante, sin importar el orden de los factores, pues siempre se llega al mismo resultado: Laura es una mujer feliz.

Mañana, nueve de noviembre, Laura  se gradúa como Licenciada en Gestión Cultural. Pero claro, eso lo hace después de haber sido nombrada Directora del Centro de Estudios Artísticos de Morelia.

El sábado al mediodía, en la Universidad de Guadalajara, estará rodeada de los suyos. De sus Juanjos, marido e hijo. De su Amaya, digna hija de tigresa. De su madre, Margarita, orgullosa de su obra. De su Manolí, cuñada donde las haya. De  Lena, su hermana pequeña, que también siguió el camino de su developpé.

Y con la rabia que da la distancia, no podré estar yo, la hermana mayor. Más que orgullosa del ejemplo y del amor que −porque Laura es así− obsequia, antes que pedir, con gran generosidad a todos los que tenemos la suerte de estar cercquita de ella.

¡Felicidades, hermana! Te quiero.

.

Las mujeres de mi familia: Mi madre, en plan sixty´s total. Mi tía Olga, "la tía rusa". Y las cuatro hermanas: Alejandra, Livia, Laura y Lena...
Las mujeres de mi familia: Mi madre, en plan sixty´s total. Mi tía Olga, “la tía rusa”. Y las cuatro hermanas: Alejandra, Livia, Laura y Lena…