31 de mayo de 2014

.

El sábado 31 de mayo se va a la caseta 141 de la Feria del Libro de Madrid, «No hay tres sin dos»(Trama editorial, 2014), a partir de las doce y hasta que el cuerpo aguante…

A su lado estarán los otros miembros del trío: Cuentos chinos (2009) y Pizca de sal (2012), también de Trama editorial. Por supuesto, alternando con George Sand, Mark Twain, Iñigo García Ureta…  y el resto de integrantes de la gran Orquesta Trama…

Allá nos vemos… Sí o sí…

.

Contraportada de No hay tres sin dos, escrita por John Hemingway.
Contraportada de No hay tres sin dos, escrita por John Hemingway.
Anuncios

No hay tres sin dos

.

Alejandra Díaz-Ortiz’s new book No hay tres sin dos is a marvelous collection of short stories and prose poetry that captures those moments of love and loss with exquisite economy, honesty and skill.

From the art of deception to the worst thing that a lover can ever do (paying to get in), Alejandra’s short short stories ring true. With humor and humility, regret and desire she has created a compelling portrait of the human condition.

John Hemingway (Montreal, April 2014)

.

No hay tres sin dos (Trama editorial, 2014)
No hay tres sin dos (Trama editorial, 2014)

.

“El nuevo libro de Alejandra Diaz-Ortiz “No hay tres sin dos” es una maravillosa colección de historias cortas y prosa poética que captura esos momentos de amor y pérdida con exquisita economia, honradez y habilidad. Desde el arte del engaño a la peor cosa que un amante puede hacer (pagar por entrar), las historias cortas de Alejandra suenan verdaderas. Con humor y humildad, con pesar y deseo, ella ha creado un cautivante retrato de la condición humana. John Hemingway.”

.

 

El juego de las almohadas

.

Vas-tu l’aimer la vie ou la regarder juste passer?

.

Pues bien: juguemos.
Yo me pondré tus zapatos y tú te enredarás con mis miedos.
Tendrás que hacer que tus ojos me vuelvan a mirar como te miro yo a ti.
Soltar las palabras que de mi boca ya no se atreven a salir. A cambio,
yo guardaré silencio siendo tú.
¡Cómo me duele el rictus de tu cara! Pero tú no temas: por sonreír nunca se ha muerto nadie.
Y luego, cuando caiga la noche, mientras yo duermo como tú, te tocará conjurar al insomnio como yo, pensando en nosotros. En esos extraños y felices locos que nos creíamos ser  cuando estábamos juntos.
No solos, en la almohada de al lado.

.