Canibal

.

Ella lo creó. Le dio su nombre y apellido. Con mimo lo alimentó.

Le preservó de propios y extraños. Paciente, orgullosa, le vio crecer.

Pero él quería más. Exigente, insaciable, pedía más. Y más. Y más…

Inexorable, una mañana, el blog se la comió.

.

Canibal

Anuncios