La chica de los helados

.
Último día de la Feria del Libro de Madrid. La tarde del domingo se va enfriando. El ambiente es el típico de la visita de última hora. Varios personajes mediáticos obsequian sus cotizadas firmas. Los editores asoman miradas de sumas y restas. Aún no tienen claro si ha ido bien el negocio, aunque en el telediario del mediodía anunciaron un “exitoso” incremento del 6% en las ventas. Supongo que sí, para los Blue Jeans, los Masterchefs y los Pasapalabras y el asalto de sus fans que, irremediablemente, obstaculizan el acceso a las casetas vecinas, casi siempre, de pequeños editores o libreros.

En todo caso, el asunto se me escapa. Yo tan solo soy una junta letras que también estuvo obsequiando firmas a aquellos que se acercaron hasta la caseta de Trama editorial.

Termino de tomar algo con mi editor en el bar de enfrente de la 199. Al pasar junto al puesto de helados, una jovencita muy simpática se dirige a él:

– Una preguntita, ¿los que están firmando es porque han escrito esos libros?
– Sí, claro, responde el editor. ¿Qué libro te interesa?, le pregunta, supongo que con la amable intención de conseguirle un ejemplar de obsequio. (La verdad es que yo no tengo tan claro que todos los que están firmando hayan escrito esos libros, pero me callo y sigo andando.)
– ¡No, no, si a mí no me interesan nada los libros!, responde la chica de los helados, sin perder la sonrisa que durante diecisiete días nos regaló a todos los que pasamos por ahí.

Vuelvo a casa con una extraña sensación…

.

feria del Libro de Madrid 2015
Fernando Vicente
Anuncios