Per/juro (*Bolero)

A quien honor merece…

 

 

Confieso que no me lo esperaba.

Tanto juramentar que nunca otra vez.

Pero ahí estaba, mirándome al otro lado de la vida,

Aquel desconocido verso traidor.

 

¡Lo juro! Cerré los ojos.

Invoqué a todos los dioses del averno.

Apreté los labios hasta hacerme sangre. Blasfemé.

Más, con alevosía, mis ganas consiguieron escapar.

 

Con su permiso, ya volveré.

Lo prometo.

                          (Cuando deje de caer…)

.

 

«Cuando ya no queda más que ese momento
en que comienza a repetirse el argumento,
apareces de repente, con el cuento
de que no hay historias… sólo sentimientos
y me invades con palabras como besos…»