Lover killer

..

A Juan <el guapo>, que propuso el reto…
Hace tanto tiempo ya…
 .

.

Tan difícil le resultó ignorar su última frase como sencillo fue arrancarle el corazón.

«No soy de fiar», le aseguró hasta tres veces. Pero ella no le quiso creer. Insistió, convencida de poder florecer la aridez de su alma.

Rozando la muerte, con apenas un hilillo de voz, le alcanzó a citar un verso del poeta Jota López-Ude:

− «tú eres él que me haces tú / me matas»

¡Maldita impertinencia enamorada! ¿Por qué no le hizo caso cuando se lo advirtió?

Era la quinta vez en su mediana vida. Sintió correr el agua entre sus dedos mientras se iba diluyendo la sangre del cuchillo. Antes de guardarlo, secó con esmero el filo inoxidable que le mantenía a salvo. 

A salvo del tan temido sino de los amantes…

.

Dexter...

.

Anuncios

Compatibilidad(es)

º

ºA las chicas de La Losa…

º

–         Recuerdo el día que nos presentó tu amiga: me pareciste la tía más sosa y tonta que jamás había visto… Y algo fea…

–         ¡Pues anda que tú!… Al verte entrar por la puerta, pensé: ¿Pero, y éste de qué va?…  ¡Pisabas como si el mundo no te mereciera!

–         Ya… Pues menudo corte me diste cuando te invité a cenar: «Es que no me gustan las berenjenas y prefiero el Ribera», me escribiste en el mensaje… Y mírate ahora, tres años después, no paras de comer berenjenas y de beber Rioja…

–         Bueno, peor es lo tuyo: ¿Cómo olvidar lo malo que eras en la cama?… Es acordarme y me gana la risa: él, tan seguro, tan guapo, tan sobradito, tan «todo esto es pa´ti» y eras una verdadera patata en la cama… Menos mal que algo has aprendido…

–         ¿Una patata?… ¿A quién pretendías excitar con tus bragas matapasión?

–         Bueno, tampoco iba preparada para la ocasión. Lo último que me podía imaginar era que me liaría contigo esa noche, ni cualquier otra…

–         ¿No?… Entonces, ¿por qué aceptaste cenar conmigo?…

–         ¡Hombre! Para ver si ya parabas de llamar: ¡quince veces en cuatro días!… Para ser tonta y fea, insististe mucho…

–         ¿Y lo de venirte a mi casa?

–         La verdad es que no tenía otra cosa mejor que hacer… Además, Baco ya había hecho su trabajo…

–         ¡Bruja!… Yo también te quiero…

–         Y yo más…

º

º