Happy end

Para mi amiga Pez…

 

Por enésima vez, la mirada de ese hombre me dejó hipnotizada. Sus profundos ojos negros mirándome de frente.

Me conozco muy bien el argumento de su historia. Lo sé, es imposible que algo vaya a cambiar. Pero no lo puedo evitar. Es verle de nuevo y renacer  la esperanza de que las cosas, por una vez, no pido más, se resuelvan a mi favor. Con un final distinto. Feliz para mí.

Oigo mi voz en mitad de la sala, exigiendo una respuesta: ¿Qué tengo que hacer para que hoy me quieras a mí y no a ella?

En respuesta, como siempre, él alargó su brazo, rodeó su cintura y acercó su boca a la suya, justo cuando apareció la palabra «Fin».

La próxima vez será, me consolé, mientras salía del cine.

(Lo juro. Algún día conseguiré eliminar esa maldita pantalla entre los dos…)

 

Entelequia

Nada es lo que parece. Incluso, lo que parece, es nada.

(Sí, pensaba en ti.)

º

ºHollywood Cinema, fotografía de Hiroshi Sugimoto.

El artista disparó la cámara justo antes de que se iniciara la proyección de la película,
manteniendo el obturador abierto hasta que apareció la palabra “fin”.
Así pues, he aquí la foto de algún clásico americano…

º