Acampada 2017

.

El 5 de junio de 2011, bajo el pretexto de que me tocaba firmar en la caseta de Trama editorial, en la Feria del Libro de Madrid de aquel año, terminamos convocando a amigos, escritores y gentes del buen beber, a la que llamamos Primera Acampada Trama, que no era más cosa que un animado picnic sobre el césped del Retiro, justo detrás de la caseta.

Por aquel entonces nos observaban, paseantes y feriantes, con cierta curiosidad, algo de reprobación y, estoy segura, una poquita de envidia (de la buena, claro está). Incluso no faltó el gracioso que se acercó a saludar y, ya de paso, a preguntar con sorna, y una buena dosis de mala leche, que si tan mal nos iban las ventas como para no poder comer en un restaurante, sentados en una silla, como todo el mundo.

Lo cierto es que lo pasamos tan bien, que la convivencia se prolongó hasta que terminaron por echarnos de nuestra pequeña “parcela”, con la graciosa ayuda de los aspersores.

A partir de ese año, en cada Feria, convocaba, junto con mi editor, una nueva edición de firmas y acampada. Cada vez se acercaban más amigos, dispuestos a disfrutar de unas horas sentados en el césped. La cosa era simple: cada uno traía sus viandas y bebidas, que compartíamos entre todos.

Desde aquella primera vez, en años sucesivos, hemos venido observando como varios feriantes, al principio timidamente, han ido colocando sus manta-manteles en el prado, hasta tal punto, que el año pasado fue necesario estar al loro -en plan Benidorm- para conseguir lugar. (Y es que la gracia es hacerlo justo detrás de la caseta, por aquello de que el autor en turno de firmas, pueda salir pitando para atender a sus lectores.)

Pero las cosas van cambiado y el césped también. Desde el año pasado, a saber si por la crisis del sector o por la ecología, los picnics cobraron una gran relevancia, de tal modo que ahora hasta se hacen carteles e invitaciones muy formales, avaladas por diversas editoriales y/o editores, para convocar a variopintos picnics, a cada cual de más alcurnia y mejor mantel.

Así que, dado que el pretexto para sacar el guacamole, el tequila, las empanadas, la ensaladilla, el chicharrón, la tortilla de patata, y muchos etcéteras más, ha pasado a ser de dominio público, este año los amigos de la caseta 195 de Trama editorial, nos vamos a ir a comer a un restaurante, sentados, como todo el mundo,

Sirva pues, este post, para comunicarles que este año 2017, NO HACEMOS ACAMPADA TRAMA. Y que quien quiera venir a compartir mesa y mantel con nosotros, los amigos, los de siempre, está cordialmente invitado (a pachas, por supuesto), el último sábado de Feria.

.

Primera Acampada Trama
Primera Acampada Trama, 5/06/2011
Anuncios