Puente de plata

.

Cuando Julito pidió a Laura ser su novio, lejos estaba de imaginar que el entusiasta «sí» de ella, incluía el «sí» de sus cuatro inseparables amigas. (Además de ser el principio de una de sus peores pesadillas.)

Julito se enamoró de Laura nada más verla. Cual tópico, enseguida supo que ella era la mujer de su vida. Y decidió conquistarla. Lo consiguió con relativa facilidad. Ella también se había enamorado de él.

Así pues, el inicio de su relación fue como todos los inicios: mágico. Cada momento, cada palabra, cada beso encajaba con el siguiente a la perfección. Y bla… bla… bla… ¿Qué les puedo decir, que no se haya escrito mejor, sobre la fascinación que nos provoca un nuevo amor?

Unos meses después, llegó la cena de fin de año.. (seguir leyendo…)

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s