Cuento chino

Que sea mi sombra la que mueva tu aire.
(JAG)

.

 .

Es lunes. Apenas marca las siete el reloj. Hoy es el día que señala la mitad de diciembre, pero no hace frío.

Sobre el inmenso telón del universo, luce una espectacular luna. Me emociona su descarada belleza a esa hora. De fondo,  Space Oddity de Bowie.

Vuelvo a casa. Me sirvo un café. Abro el periódico: «Los chinos han llegado a la luna».

Inevitable, se me estruja la emoción ante tal noticia. Se desvanecen los veinte minutos de lujo inesperado que pasé acompañada por ella: la última luna, casi llena, de este año.

(Un viaje de ida y vuelta hasta la estación de tren. Corto en kilómetros. Demasiado largo hasta la próxima vez…)

Ahora he visto las imágenes en la red. ¡Es verdad! Los chinos han llegado a la luna.

Y, de pronto, la he imaginado invadida por los todo a cien…

.

Anuncios

2 comentarios en “Cuento chino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s