Punki

.

Vivir en un pueblo tiene sus ventajas. Si el pueblo es pequeño, de apenas unos quinientos habitantes, también tiene sus desventajas. Por ejemplo, siempre te echarán de menos, aunque tú insistas en esconderte. Porque, en un pueblo tan pequeño, casi todos nos conocemos, bien porque hemos compartido más de un vermú a mediodía, o bien, porque son los padres –o hijos- de.

En un pueblo pequeño, las referencias son inevitables. Ser «de» cuando se refieren a los hijos de tal o cual familia. Vivir «por encima o por debajo», según la calle donde se ubique tu casa. Yo, según el callejero local, vivo a «las afueras, en una calle de mal pasar». Es decir, a dos calles largas de la plaza mayor.

Por eso, cuando hay un acontecimiento que nos saca de la rutina, lo notamos todos. Cuando hay un nacimiento. O una boda. O un divorcio. Si pasa una ambulancia o ha llegado el frutero. O, como cuando alguien se va del pueblo, como fue el caso de Jesús Santos, «el» Chuchi, nuestro artista local.

También, por desgracia, cuando hay una baja en el padrón perdemos todos. Y si es por un inesperado y absurdo accidente, nos pega duro y por igual. Sobre todo, si se trata de alguien con quien te relacionabas más allá del «buenos días, ¿cómo va todo, maja? »

Ayer, a la misma hora en que yo estaba en Madrid leyendo cuentos, un guardarrail se llevó a uno de los nuestros. Apenas a trescientos metros de su casa. Como una fatal ironía, cayó a las puertas del cementerio. Conociendo al Punki, Eduardo en su dni, esto le habría resultado un mal chiste de humor negro.

El Punki era un ser muy cercano. Educado, cariñoso. Demasiado joven, apenas cincuenta años, para acabar cercenado por esa filosa arma colocada para salvaguardar, valga el sarcasmo, vidas.

Apenas escuché un par de historias sobre su vida. Vivía solo y había venido de cualquier otro sitio. Creo que del norte y de «buena familia».  Pero no hacía falta contarse los pasados. Bien a bien no supe nunca cuál era su profesión, pero pintó la casa en donde vivo. No porque ser pintor fuera su oficio, sino porque no le importaba mancharse las manos. Me ayudó a escoger los colores y, mientras tanto, hablábamos de la nada. Siempre me preguntaba, con interés de verdad, cómo estaba, si iba superando lo de Carlos, al que apreciaba mucho, si me iban bien las cosas…

Hoy, el pueblo ha despertado más pequeño. Hace poco se fue Juan, ayer Eduardo.

Y yo me quedo con la casa llena de ti. De hecho, querido Punki, no tenías que haberte ido: nos quedó pendiente el techo del baño, cabroncete…

¡Buen viaje!

.

Eduardo Esteve Pradera, Punki...
Eduardo Esteve Pradera, Punki…
Anuncios

15 comentarios en “Punki

  1. Esta vida no es justa, un accidente absurdo se lleva a una persona joven, y en los pueblos pequeños estas cosas se notan muchos más.

    Mi cariño para todos tus vecinos y en especial para ti.

  2. Bueno, Alejandra: tu blog está últimamente “tenso”. Soñemos con buenos momentos.
    Como en estas situaciones es casi mejor callarse (“… es bravo decir algo que realmente no sobre…”, decía el gran Mario Benedetti), me limito a mandarte un abrazo.

    Y a esperar tiempos mejores.

    AG

    1. Alberto, decía Carlos que lo malo de cuando un amigo se nos adelanta, es que te deja solo, a pie de playa. En tres mese se nos han ido dos buenas personas. Eran del mismo grupo de amigos, así que, cuando apenas se estaban recuperando…

      Un beso, en el deseo de no escribir más estos recuerdos.

  3. ñaco goñi

    En el barrio estamos todos muy apenados, aunque se fue hace muchos años a Segovia,con gente estupenda de los que he tenído el placer de conocer a muchos,en el barrio siempre estaba presente,era uno de los nuestros ,de los de toda la vida y contábamos con él para nuestras quedadas y eventos de ex-bodega betiqueros .Un gran amigo que nos deja muy tristes a mucha gente en Segovia y Madrid, un abrazo y ánimo a todos los que somos sus amigos . D.E.P Eduardo “el Punki”

  4. Maria,!!!!!!Su hermana mayor!!!!!!

    Mi querida Alejandra, ó mi querido”todo el PUEBLO” es gratificante y emocionante,desscubrir el otro mundo de un hermano, como se le apreciaba y se le valoraba y llegar a quererle un poco màs atravès de todos vosotros, para mi y yo creo Que para el resto de mis hermanos y Padre también, hemos descubierto a una persona diferente.
    Agradeceros a todos la sensibilidad y el cariño recibido por todo el PUEBLO, -Con mayùscula-y la despedida tan honda y sincera que tuvo ayer.Gracias a todos y hasta siempre.

  5. pilar, como el la llamaba alguacila pason.

    todos le hecharemos de menos, pero en cada rincon esta con nosotros, pues era un crak, amigo de sus amigos, y mas, tal y como era era el punki y nunca cambio, donde estes te queremos,

  6. Geno

    Una gran persona, cariñoso, simpático y genuino.
    Siempre te recordaré… tus gestos, tu manera de ser tan punky, tan sincera… Amigo de tus amigos, viviste como querías y disfrutando de cada momento.
    El pueblo de “Las Navillas” siempre tendrá un recuerdo sobre tí, NOS TOCASTE EL CORAZÓN CON TU FORMA DE SER TAN ESPECIAL.
    Borja, Pino, Miguelón, Aurora y Jaime, mi hijo Nico, Rafa, Belén, Blanca y tantos otros que están echos polvo.
    Me alegro de haberte conocido. Te quiero …
    Gracias Alejandra por hacer este espacio de recuerdo para nuestro amigo punki.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s