Trueque

.

Como llegó tarde, le tocó el último puesto. No le importó: era feliz.

Delicadamente, fue exhibiendo lo que llevaba en la mochila.

Cayó la tarde oscura. En silencio, fue recogiendo las preguntas intactas.

Ninguna respuesta se acercó a interesarse por ellas. Nada nuevo, lo sabía.

De vuelta a casa, decidió que, la próxima vez, llegaría la primera.

Exigiría un buen lugar y un mejor trato.

Y, en lugar de preguntas, ofertaría sueños a cambio de amor. (Del bueno.)

.

Llévelos... llévelos...
Llévelos… llévelos…
Anuncios

Un comentario en “Trueque

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s