Sobre la cama de Marilyn Monroe*

º

º

Foto El Paísº

º

Scream
You began and ended in air
but where was the middle?
(Marilyn Monroe)

º

Hay algo en esta fotografía que me inquieta.

No es el cuerpo bocabajo de la que sigue siendo el mito erótico más venerado desde el siglo pasado. Tampoco es lo estrecho de sus hombros que aparecen tan frágiles como su propia vida. No es el pelo corto, revuelto, casi con cierto aroma a sucio. Ni es esa pequeña mácula en su espalda derrotada.

El dedo acusador sobre el arma mortal en primer plano, pasa a un tercero. Mis ojos escudriñan la mesita de noche: desordenada, llena de papeles y botes de pastillas arrinconando a una pequeña lámpara, tan asustada como fuera de lugar. Debajo de ella, poco discreto, un bote de basura. Quizá para vaciar las pesadillas de sus monstruos.

Sin duda, se asemeja a la mesilla de cualquiera de nosotros. La sensación de vida sobre esas tres patas de madera contrasta con la falta de ella sobre la cama.

Ya caigo: es la cama la que me incomoda. No es la que yo esperaba para Marilyn Monroe. Apenas un colchón cubierto con sábanas de algodón que imagino blancas, con dos almohadas tan normales como las que uso cada noche, sobre un bajo colchón tan corriente como el que hay, ahora mismo, en mi propia habitación.

Sin cabecero ni oropeles, la  simpleza de la cama golpea en la cara. No se advierten lacas exóticas ni finos hilos de oro enalteciendo la divinidad de la diosa. No hay coquetería femenina ni pretensión alguna. Imagino su cabeza recargada en la pared, leyendo algún texto o escribiendo cuatro versos. No es difícil palpar su almohada mojada de noches solitarias: ella, que tan sólo quiso ser amada como una simple mortal.

No veo nada más: es una cama tan desnuda como su propio cuerpo. Una cama tan común como la mía.

(* Entrada publicada el 7 de febrero de 2011.)

º

Anuncios

12 comentarios en “Sobre la cama de Marilyn Monroe*

  1. Rauxa

    Es curioso que las vidas de estos artistas, semidioses del olimpo, sean en muchas ocasiones mucho más solitarias y tristes que las de la mayoría de los simples mortales.
    Será que venerando al mito se olvidaron de amar y respetar a la mujer.
    Marilyn mató a Norma Jean… una verdadera pena.

  2. No me creo que tu cama sea como la que comentas, te lo admito como licencia literaria, pero esta cama está como bien dices, mas desnuda que la que yace en ella, desnuda de cuerpo y alma, desamparada, sola y como el arpa, de su dueño tal vez olvidada…

  3. No tenía una buena vida, esta señora.
    El glamur casi siempre era para los demás, y no para ella.
    Es más, cuando vemos la vida de muchas divas y muchos famosos, descubrimos, que hemos envidiado a quienes nos envidian.

  4. NECESITARIA CIEN PÁGINAS PARA REFLEXIONAR SOBRE OBRA VIDA Y MUERTE DE ESA ACTRIZ….. NO PIERDO EL TIEMPO…. AHORA EN ESTE MOMENTO ME QUEDO CON MITOS COMO ANDRÓMACA,PENELOPE,HELENA, AFRODITA….O LAS MUSAS EN PERSECUCIÓN DE LAS PARCAS, PORQUE NO PUEDEN SOPORTAR SU VIRTUD,SU CARNALIDAD,SU BELLEZA Y SABIDURIA…… LA HEMBRA,HEMBRA,HEMBRA,LA EVA,EVA,EVA CON LOS MISMÍSIMOS DERECHOS SOCIALES,-ECONÓMICOS-VITALES.POLÍTICOS- ÉROTICOS – UNIVERSALES que el macho,NO SE REFLEJA EN ESTAS DAMAS COMO EL VULGARACHO (palabra de Balsar Gracián)DEMUESTRA EN SUS CREENCIAS.EMOCIONES Y SENSACIONES….. NO OBSTANTE ,ALLÁ CADA CUAL…… NO ENTRO EN DEBATE. DIGO UNICAMENTE QUE LOS DESENFRENOS LLMENSE NATURALES,ECOCÓMICOS,OSCIALES O ÉROTICOS ROMPEN LA BELLEZA,SEA DE VANGUARDIA O RETAGUARDIA…… (Colorin ,colorado,este cuentecillo se ha acabado)

  5. Rafael

    Me ha gustado mucho esta entrada. Cuando vi la foto también encontré algo que me inquietaba y no sabía ponerle palabras; tú lo has hecho aquí magistralmente. Besos.

  6. Pues a mí me produce cierto miedo y zozobra; parece un fotograma sacado del Hitchcock más oscuro, quien, por cierto, pese a su atracción fatal por las rubias, nunca la llamó.

    La foto nos muestra la cara oculta de la fama, la diva destrozada, despeinada, desmitificada, igualada al común de los mortales… Sí, porque ella -como los famosos, los curas o Isabel II- también lloraba y evacuaba el vientre con cierta frecuencia.

    Marilyn, quizá la primera de una larga e inconclusa lista de juguetes rotos. Eso y no otra cosa es en esta foto: una muñeca rota que ya hubiese envidiado a las de Famosa.

    Demasiado guapa. Demasiado inteligente. Demasiado rubia. Una rubia guapa e inteligente que sabía too much.

    ¡Qué alegría haber descubierto este blog! ¡Me encanta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s