Botox

Tengo hambre. No recuerdo cuando fue la última vez que comí algo. Me voy a la nevera. Está más vacía que mi estómago. Abro la despensa. Estoy de suerte: hay una lata de caricias caducadas.

¡Qué más da!, pienso, mientras considero la posibilidad de terminar convertida en un cadáver exquisito: pálido y sin arrugas…

Anuncios

6 comentarios en “Botox

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s