Código QR

Unos asuntos por la ciudad me llevan a desplazarme por el metro de Madrid. Debo sumergirme en la línea 6, la gris, para seguir por la línea naranja, la 7.

Me adentro, con esa irritante calma que llevamos los sin prisa, por los pasillos que me conducen hasta el andén. Recorro los túneles entrecruzados que se me van presentando en el camino. Subo y bajo los empinados tramos de escaleras que me devolverán al mundo exterior.

Mientras tanto, voy entreteniendo la vista con cuanto anuncio se me exhibe.

Una generosa porción de ellos contienen, en mayor o menor medida, algún tipo de referencia a las nuevas tecnologías. Desde el simple www de la empresa anunciante, pasando por el “síguenos en Facebook”, hasta lo último de lo último, los códigos digitales. Y dentro de ellos, lo ultimísimo de lo ultimísimo: los códigos QR, esos pequeños cuadraditos llenos de robóticas formas, contenedores de una ingente cantidad de información.

A mi espalda queda la publicidad de alguna marca que no consigo recordar, pero de la que se me quedó grabado que, como única información, exhibía cuatro códigos QR  ―cada uno de diferente color―, para ser leídos por todo aquel que disponga de una aplicación móvil de cuarta, quinta  o vaya usted a elegir, generación. Como si de una elitista información para iniciados se tratara, el resto de los mortales no seremos capaces de saber lo que ofrece tal empresa, a menos que nos iniciemos.

Seguí  mi camino, preguntándome…

¿Serán esos pequeños cuadraditos rellenos de puntos imposibles los que, en el futuro, a semejanza de las pinturas rupestres de nuestro pasado, centrarán las investigaciones de ulteriores antropólogos interesados en los yacimientos arqueológicos que, seguro, irán emergiendo dentro, digamos,  unos quince siglos?

¿Ofrecerán los códigos de barras, o los códigos QR, y/o formatos por venir,  información vital, imprescindible y relevante acerca de nuestros usos y costumbres?

Volví al pueblo con la sensación de que ayer anduve de paseo por las futuras Cuevas de Altamira…

Pd.- Por si acaso, ya generé mi propio QR…

Anuncios

7 comentarios en “Código QR

  1. Comparto vuestra opinión, vamos más hacia atrás que hacia adelante. No paran de bombardearnos con nuevas tecnologías, y cuando empezamos a saber manejarlas ya están obsoletas y sacan otras nuevas.
    Y de paso nos (les) tienen con la mente en otra cosa.

  2. Yo creía que se les llamban bidis (de bidimensional) que no sé exactametne en lo que consisten. Sí los eo en las p´ñaginas crema del suplemento de economía de El País de los domingos, suplemento que suelo usar para secar manchas de pringue y cosas así de útiles.
    Bidis o QR serán el ADN de nuestras percepciones. ¡Hay que joderse!

    AG

  3. Henar

    Bueno, no hay por qué asustarse por las nuevas tecnologías. Yo vivo casi sin ellas y tan a gusto. En este mundo aún se puede ir a diferentes velocidades y yo he elegido una más lenta. Mis hijos van en la directa pero a mí me gusta observar el paisaje de otras carreteras. No voy a pagar peaje por muy bien que me vendan el asfalto. A mí me gusta el campo.
    Q R = Que Raro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s