Activos tóxicos

Sin caer en el pánico general, llamo a la sucursal del banco y me certifican que sí, que soy parte de los diez millones de problemas, ellos los llaman clientes, que ahora mismo tiene Bankia, aunque mi cartilla es roja y dice Caja Segovia.

De momento, no puedo disponer de mi dinero en depósito. No me sorprende. Me quedo dándole vueltas al asunto. Entonces caigo en que, si una parte de los impuestos que cada irpf me tocan pagar a toca teja serán destinados a diluir los problemas de Bankia, es decir, al mío y al de otros nueve millones novecientos noventa y nueve mil novecientos noventa y nueve clientes más, pues mira tú, que hoy me han reconvertido en banquera de mí misma.

Por tanto, declaro poseer una solvencia lejos de cualquier duda. (Al menos eso avalan los amigos).

Así mismo, aprovecho para enviar un mensaje de tranquilidad a mis clientes ―ellos prefieren llamarse acreedores― para que no recelen en ningún momento de mi liquidez.

Mi casero,  la compañía de luz,  el señor del gasoil y  el ayuntamiento con sus tasas, no deben preocuparse: recibirán sus ingresos, en tiempo y forma.

Por lo contario, a los señores de la visa, del plus, el móvil, el fijo y alguno más, es decir, todos mis activos tóxicos, lamento informarles que se verán afectados por una recesión temporal.

Esta situación, insisto, temporal, durará lo que tenga que durar, en tanto me llega alguna intervención pública y/o privada sobre mi deuda (también se acepta crowdfunding), a fin de sanear mis cuentas y controlar mi déficit.

No es algo que me guste, ni que sea viernes…

 

Anuncios

6 comentarios en “Activos tóxicos

  1. Que fuerte, es increíble que no puedas disponer de tu dinero. ¿Eso también es porque has vivido por encima de tus posibilidades y por eso has ahorrado y tienes un depósito? O quizás es culpa de Zapatero.
    Vaya tela.

    1. Eso, Juan carlos: he vivido tan encima que no miré la letrita pequeña… Eso me pasa por ahorradora… 😉
      Y, claro, por culpa de Zapatero… Y por roja… Y por atea… Y por guapa… jajajaja…
      Besos, cariño.

  2. Alejandro

    Yo sí leí la letra pequeña pero es que soy muy confiado o muy ingenuo. Ahora no hago más que poner velas a Santa Rita, abogada de los imposibles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s