Presupuestos generales de mi casa

Asegura un docto en estas cosas, que la microeconomía doméstica es un claro reflejo de la macroeconomía nacional. (A saber lo qué será eso).

Tras apagar la radio, me viene a la mente un sabio consejo de mi abuela: «lo mejor es curarse en salud», así que voy a seguir el ejemplo impuesto por los que se supone que sí saben de números y dineritos, a fin de reducir mi deficitaria economía personal.

Educación: se acabaron las clases de cocina zulú.

Cultura: Ni cine, ni teatro, ni canal +. Cancelada la suscripción a las obras completas de Corín Tellado. Sustituyo el gym por el senderismo, que por algo vivo en la sierra. De tres libros al mes, paso a dos. Eso sí, exigiré que sean muy buenos.

Exteriores: La casa del pueblo, cerrada hasta nuevo aviso. Con la pena, pero la asistencia a compromisos ineludibles no irá acompañada con ofrendas. Es decir, ni vinos ni postres.

Sanidad: Me despido del fisioterapeuta. El dolor del hombro lo espanto con dos de un buen genérico. Suspendido el bono del spa. Las gafas de farmacia me resultan muy modernas.

Defensa: Lo siento, Seguritas, pero mi perro ladra más.

Interior: Pospuesta la idea de cambiar el sofá. La verdad es que ya se ha hecho a mí y le tengo mucho cariño. Con una funda aguantará hasta el 2015, seguro.

Medio ambiente: Es el mejor momento para dejar de fumar.

Seguridad: A partir de hoy, los Durex comfort los compra él.

Cooperación: De cada tres tazas de azúcar y menudeos varios, que es la media mensual que suele requerir la despistada de mi vecina, la reduciré a una tacita con un par de huevos.

Fomento: Nada de  peajes. Las carreteras nacionales y comarcales ofrecen a la vista hermosos paisajes y bares de los de toda la vida.

I+D+I: La Tablet tendrá que esperar. El ADSL de mi vecino funciona a una más que correcta velocidad.

Dependencia: Derogada. Mi hija es casi mil eurista.

Servicio público de empleo: Mira que me duele, pero ya no podré participar en el campeonato de mus, por lo que Pedro, el camarero, se quedará sin clientes vespertinos. Lo de la petanka también sufrirá severos reajustes: de tres duros la apuesta, baja a un durillo, por lo cual, Pedro el camarero, tampoco tendrá clientes a la hora del vermú.

Agricultura: Decidido, voy a  poner el huerto en marcha.

Cambio climático: Las velas crean un ambiente muy cálido en las habitaciones. Para la calefacción, aprovecharé mis caminatas por la sierra para traerme algo que quemar en la estufa. Resulta tan acogedora. Los baños helados son muy buenos para la circulación. La bicicleta no contamina, además de hacerte un trasero de miedo.

Hacienda: Si no trabajo, no pago. La perspectiva de trabajar es igual de negativa que la declaración que voy a presentar.

Iglesia: Se queda tal cual. Allá donde esté, que a día de hoy, la sigo ignorando…

Anuncios

54 comentarios en “Presupuestos generales de mi casa

  1. Recogida de residuos urbanos: La basura se sacará a la calle cada dos veces por semana en lugar de las tres habituales. Esto será posible al obtener los productos frescos del huerto, sin embalaje.

  2. Genial, así debemos hacer todos, en lugar de consumismo, con su mismo, con su mismo coche, con su misma casa y la tele se ve bien aunque no sea plana…

    Se les quedaría cara de gilipollas a los dueños del corte inglés o de inditex, cuando vieran que nadie va a comprar, o a los de hacienda cuando nadie haga la declaración porque no está obligada por ingresos mínimos…

    Y así es como aprietan al pobre en vez de al rico y la economía de un país se paraliza…

    Saludos.

    1. Ganon52

      Secundo la mocion! Solo hay un problema, y es que al dar éstas un ambiente tan romantico, favorecería en exceso la natalidad infantil xD

      P.D.: Aunque lo del baño helado previo seria un buen disuasorio xD

  3. antonio

    por favor ahora mándalo a la moncloa para que lo vea el señor Rajoy y explícale que asi se va a peor en vez de a mejor… que como a ellos, con semejantes sueldazos, cuando no corruptela, les cambia poco la vida ni se enteran de lo que hace falta para que un país se levante…

  4. Hartostoi

    En mi familia hemos hecho el mayor ajuste presupuestario de mi vida, ante la política del PP (Me congelan el sueldo, me suben impuestos…)
    – Despedimos a Choni (Lo siento, una parada más)
    – Cancelamos la compra de un coche Km0.
    – Suspensión del proyecto de pintura y retoque en mi vivienda.
    – Reducción de salidas, cenas, compras… etc. (Supongo que la hostelería y comercio lucense bailan de alegría).
    Y si no dan resultado, para el verano estudiaré nuevas medidas como hacer unas horillas con mi cuñado…

    1. Hartostoi, paisano, ¿me has copiado el ‘programa’?. Sólo hay un punto que yo no puedo poner en práctica: mis cuñados están muy lejos e igual o peor que yo…

  5. lucense

    Muy bueno. Yo también aplico restricciones presupuestarias. y también he restingido mis compras por Lugo…Buf!!! Están hundiendo el comercio.

    Otra lucense.

  6. Clara

    Imposible exponerlo mejor y con tanta gracia. La desgracia es que llevas mucha razón y quienes no tienen tierra tendrán que plantar patatas en la bañera. No sé quién podrá comprar cuando ni se trabaja ni se cobra. Al final el capitalismo se suicidará (o eso espero), el problema es que antes de que ocurra (ya lo hay) asistiremos a la humillación y a la pobreza muchísimos. Yo a eso le llamo genocidio “indirecto” pero letal.
    Gracias por el artículo.

  7. Pingback: Presupuestos generales de mi casa | Cuéntamelo España

  8. José Ignacio Izquierdo Gallardo

    Esto quiere decir que cuando vaya a Segovia, que será pronto, ni siquiera podre tomar un vino contigo… ¡malditos recortes y malditos recortadores!!!

      1. Coolxeo, mira que lo he intentado, pero el olor y la textura del papel…
        Debo ser muy fetichista… 😉

        Rutrus: soy asidua a la biblioteca. El caso es que, si dejamos de comprar libros, se dejarán de publicar y las bibliotecas se irán quedando vacias. Ya sé que la alternativa es el libro electrónico, pero…

        A los dos, muchas gracias por sus comentarios!

  9. Ralph

    Más consejos:
    – En caso de tener que comprar en el supermercado, las marcas blancas no siempre son las más baratas. Revisa bien las ofertas y consulta la propaganda, y guárdala que vale para comenzar los fuegos de la estufa de leña.
    – Dado que se reduce el tiempo de lectura al comprar menos libros, qué mejor entretenimiento que aprender a coser y bordar. Esos pantalones viejos con un par de arreglos están de lujo.
    – Si tienes móvil y tienes fijo, uno de los dos te sobra.
    – El ADSL de tu vecino también sirve para ver la tele on line. Google funciona de maravilla.

  10. Muy bueno el detalle. Visto con humor, pero considerándolo seriamente.
    Muchas cosas que realmente no necesitamos están ahí, y otras más saludables pueden suplirlas.
    Por cierto, me estoy leyendo tu blog, pura curiosidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s