Acoso textual

 

― ¡Hola! Disculpa si te llamo a casa. Es que me urge saber si ya recibiste mi carta. También la envié por fax a tu oficina y a tu correo electrónico. Ya de paso, la colgué en tu muro. Pero, por si acaso no las ha visto, ahora mismo te la leo… Espera… espera, no cortes…

«Mí venerado amor:
Te deseo. Te necesito. Te pienso. Te quiero. Te extraño. Te sueño. Te anhelo. Te espero.
Te deseo. Te necesito. Te pienso. Te quiero. Te extraño. Te sueño. Te anhelo. Te espero.
Te deseo. Te necesito. Te pienso. Te quiero. Te extraño. Te sueño. Te anhelo. Te espero.
Te deseo. Te necesito. Te pienso. Te quiero. Te extraño. Te sueño. Te anhelo. Te espero.
Te deseo. Te necesito. Te pienso. Te quiero. Te extraño. Te sueño. Te anhelo. Te espero.
Te deseo. Te necesito. Te pienso. Te quiero. Te extraño. Te sueño. Te anhelo. Te espero…»

 

― ¿Oye?… ¡¿Aló?!… ¿Me escuchas?… ¿Cariño?… ¿Sigues ahí?…

 

 

Anuncios

5 comentarios en “Acoso textual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s