Una tarde de placer

Miras a través de la ventana. El sol se está ocultando. La habitación se queda en penumbra, apenas iluminada por el sutil toque de luz que ofrecen un par de velas. Estás inquieta. Aunque lo esperas, te sorprende. Sus manos tocan tu espalda desnuda. Te estremeces. La firmeza de sus dedos te derrota. Huele bien. Es cálido, suave. Disfrutas el sube y baja del placer deseado. Un ir y venir resuelto. Su respiración y la tuya se vuelven una. Te dejas llevar…

Cuarenta y cinco minutos exactos. No hay más. Detrás de ti, otra espera. Satisfecha, pagas la tarifa.

Es lo que vale un buen masaje…

 

* La idea se la robé a Ana San Romualdo, boca inagotable de historias…

 

Anuncios

6 comentarios en “Una tarde de placer

  1. Tu pincel dibuja una buena sonrisa en el rostro del lector, Alejandra.

    Es posible que los adictos al género leamos buscando la trampa oculta en la trama, pero se nota que tú lo sabes y por ello lo ocultas, sin darnos pista alguna y haciéndonos pensar, a medida que transitamos el camino, en los distintos finales que podemos encontrarnos.

    A mí también me gustaría tener una amiga como Ana.

    Enhorabuena a las dos por un micro estupendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s