Rédito

 

Para mi hija Daniela, que espera un golpe de suerte…

 

Sí, el piso en el que vivo ha sido un golpe de suerte. Esas sorpresas que te da la vida y que, o las tomas o no las vuelves a ver. Claro que dudé muchísimo cuando vi el anuncio:

«Piso de 150m, en el centro de Madrid, al lado del parque del Retiro. Completamente amueblado. 150€ al mes, incluye gastos». Eso era imposible.

Di por hecho que se trataba de una errata, así que ni me molesté en llamar. Sin embargo, el anuncio aparecía día sí, día también. Intrigada, mandé un correo a la dirección indicada. Cuál no sería mi asombro al recibir la respuesta:

«No hay ningún error en el precio.  Si está interesada, se lo puedo mostrar el próximo jueves…»

Entonces, sospeché que se trataba de un timo o, peor aún,  de algún pervertido que atraía a sus víctimas con una oferta tan chocante, máxime con la que está cayendo. Pero, lo confieso, picó mi curiosidad: quería comprobar alguna de mis teorías.

Confirmé, por la misma vía, la cita para tres días después.

Luego, llamé a mi amigo Pedro ―dos metros y mucho músculo― y a su novia, Blanca, cinturón negro de karate, para que me acompañaran. Antes de salir hacia la dirección acordada, tomé la precaución de dejar santo y seña en casa de mi madre, en la mesa de mi jefe y en la mesilla de mi hermana.

El piso era extraordinario. Era la última planta de un viejo edificio señorial,  recién reformado, y  con los acabados más finos que uno se pueda imaginar. El salón lucía un inmenso ventanal desde el que se apreciaba una  espectacular vista de la ciudad. Los suelos eran de madera barnizada y pulida con esmero. Los muebles, simplemente, exquisitos.

Entrando y saliendo de cada habitación,  me sentía una especie de Cinderella colada en algún palacio. Por un segundo, me imaginé viviendo bajo esos  techos altos, arropada por sus delicados frisos. Hasta que me topé con los ojos verdes de la dueña de la casa.

Se trataba de una mujer hermosa que delataba una antaña juventud de belleza y buena cuna. Vestía de negro riguroso. Su rostro era una mezcla de dulzura y encono, a partes iguales. Constreñidos, sus labios parecían incapaces de sonreír.

― Señora, el piso es una preciosidad, pero no lo entiendo: ¿Ciento cincuenta euros mensuales?… ¿No le parece una locura?…

Discretos, Pedro y su novia  desaparecieron por algún pasillo. La dueña me indicó con su delgado brazo que me sentara en el mullido, e inmenso, sofá de plumas de oca. O, al menos, de eso pensé que debería estar relleno tan delicioso mueble. Ella hizo lo propio, sentándose justo enfrente de mí.

― Hay poco que entender, dijo casi en un susurro. Mira, ¿Julia?…

― Sí… Julia del Valle, le confirmé.

― Hoy hace un año que enviudé. Cuarenta años de matrimonio. Tres maravillosos hijos y cinco nietos. Un marido que hasta el último día fue un ejemplo de rectitud. Buen padre, buen marido, buen trabajador, buen amigo y… buen amante…

― ¿Un buen qué?, repliqué. Me parecía haber escuchado mal. Tal palabra no podía haber salido de su contenida boca.

― Sí, eso: un buen amante, repitió, frunciendo el ceño con aversión. Eso fue, querida. El día que se abrió su testamento, tras repartir lo que todos dábamos por hecho, al llegar a la última cláusula, apareció éste piso a su nombre y su póstumo deseo:

«Ha de arrendarse y el rédito de tal operación deberá ser entregado, con obligado cumplimiento, cada día cinco de mes, a Doña Aurora Montero, en justo reconocimiento a la mujer que entregó su juventud a mis tardes enamoradas durante los últimos treinta años. De ésta forma, dejo garantizada su manutención, que se verá seriamente afectada a consecuencia de mí deceso. También ordeno que le sea devuelto el reloj de oro que nunca me quité y que conservé en arras de tan noble amor»…

Y yo, que le quise tanto, cumpliré con su última voluntad… ¿Firmamos el contrato?

*Basado en una historia real que me contó mi madre hace muchos años…

Anuncios

7 comentarios en “Rédito

  1. xarbet

    Te voy a dar, porque me lias, siglos hacia que no oía la palabra rédito. Y, mira por donde, enseguida me he acordado: “carrete” que era la palabra que usábamos como recordatoria de la formula del interés simple. I= C.r.t
    Interés igual a capital por rédito por tiempo. Pero claro, el rédito era en tanto por ciento, asi que me has liado y he tenido que ir a la Widki a recordar viejos tiempos. Y el rédito es el interés del capital, pero en tanto por ciento, por lo tanto, el titulo está equivocado y deberías poner “Rendimiento”, pero claro, comprendo que rédito suene mejor, y si no lo hubieras puesto, yo no hubiera recordado a mi “carrete” que por cierto se escribe con dos erres y no con una, ¡¡¡ país ¡¡¡ todo lo hacemos mal. Bueno, ya me he desahogado, Adiós. ¡Ah se me olvidaba, el cuento muy bueno.

    1. Querido Xarbet:
      En realidad es un “equivocado” relativo. Según la RAE, rédito es la renta, utilidad o beneficio renovable que rinde un capital. Considerando que, el capital es el piso, el rédito sería el alquiler.
      Lo que ignoraba es que se aplicara como un tanto por ciento. Tendré que tasar el piso y calcular el “carrete”… 😉
      Petons
      Pd.- Gracias

  2. xarbet

    Podríamos discutirlo, pero como no tenemos ninguna botella de tequila por medio, va a ser muy aburrido, además tu tienes para mi todo el rédito del mundo, con la C delante, por supuesto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s