Back stage

No soportaba su voz. Ni sus canciones.

No le atraía su cara, ni su música, ni su traje. Le resultaba irritante la impertinente admiración de sus fans. Las luces engordaban su fama y el público pagaba sus facturas.

Era un gran fraude, y lo sentía. En lo personal, jamás habría pagado una entrada para asistir a su propio espectáculo. En cada función se sabía aún más patético que la noche anterior.

Pero ahí estaba, en mitad de su concierto, frente a una masa extasiada que amaba todo lo que a él le resultaba insoportable.

Bis. En el camerino, un cambio de ropa. Se miró de frente: no, no se gustaba nada.

¡Maldito espejo que jamás aprendió a aplaudir!…

º

º

Anuncios

6 comentarios en “Back stage

  1. Es un bello cuento de terror en el que uno cree reconocerse .Bastaría con cambiar “canciones”, “voz”, por cualquier otra acción o parte de uno mismo, incluida la enmienda a la totalidad.

    Besos.

  2. xarbet

    Queria decir Blancanieves. ¿O no era este el de la bruja y el espejo mágico? Ai Deu meu¡¡¡ Que mal estoy, necesito un nieto desesperadamente ¡¡¡¡

  3. Nos gusta no gustarnos, por darnos lástima y eso siempre nos acarrea conflictos que nos llevan al mito de Narciso al revés, lo que se convierte en Freud… Complicado complejo que, como dice Miguel, nos retrata a cualquiera.
    Voy a preguntárselo a mi margarita: ¿Me gusto? ¿No me gusto? Me gusto? ¿No me gusto? ¿Me gusto? ¿No me gusto? ¿Me gusto? ¿No me gusto? Mi margarita me contesta que es qella quien no sabe si se gusta.

    AG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s