Fumar mata

º

º

El hombre que tiene miedo sin razón,
inventa la razón para justificar su miedo.
(Alain Emile Chartier)

º

― ¡Qué guapa está y qué colgado estoy! pensó él, mientras la veía acercarse a la terraza del Meeting Point.

― ¡Qué suerte tengo!, pensó ella al verlo: Poderme fiar de un hombre tan especial.

Apenas sentarse, ella le acarició la cara mientras le susurraba: «me gustas mucho». Sintió un agradable vértigo al besarla. Entonces, súbitamente, todo su cuerpo comenzó a rilar, poseído por un incomprensible pánico.

Trató de disimular detrás de su mejor sonrisa, pero en cuanto ella se levantó para ir a la barra, aprovechó para esfumarse dentro del paquete de tabaco. Al volver a la mesa, desconcertada por su desaparición, le buscó a su alrededor.

No podía haber ido lejos: sus cigarrillos y el mechero color caramelo tofe seguían al lado de su cerveza. Pidió otra copa de vino para mojar la espera. Inquieta, se encendió un pitillo.

Y luego, otro. Y otro. Y otro. Y así cuatro horas hasta terminar con la cajetilla.

Lejos estaba de imaginar que durante ese tiempo, él se le había ido metiendo muy adentro hasta convertirse en una silenciosa mancha de negro alquitrán que quedaría incrustada, para siempre, sobre su pulmón izquierdo, bien pegadito al corazón.

Abrió otro paquete de tabaco.

º

Anuncios

12 comentarios en “Fumar mata

  1. He recordado el chiste de los dos amigos. Uno le pregunta al otro:
    – ¿Tu fumas mucho entre polvo y polvo?
    Y el amigo responde:
    – Cartones…
    -o-

    Cartones le quedan por fumarse si lo espera. Él está tan aterrado que preferirá seguir escondido en miles de cigarrillos a dar la cara.

    Bonito post como de costumbre.

  2. Sísifo gramatical

    Como dice Schoenberg: “sólo hay que aprender a escuchar de otra manera”.Y eso ocurre en tus cuentos, la brevedad imposible y su concisión florece con una musicalidad diferente.

  3. Me permito insertar un comentario que me ha dejado Frederic en el cara libro y que me ha gustado mucho.

    Frederic dice:

    Me gusta la pérfida precisión de tus palabras, rilar, esfumarse, son a la vez bellas y también crueles y punzantes. ¿Por qué prefiero rielar? Quizá por la nostalgia de la canción del pirata. En cambio he saludado efusivamente a “esfumar”, a la que hacia tiempo que no veía. Le he dado dos besos, uno en cada mejilla, y le he dicho que nos tenemos que ver más a menudo.

  4. Fernando

    Fumando espero al hombre que mas quiero, tras los cristales de alegres ventanales y mientras fumo mi vida no consumo pues aspirando el humo me siento adormecer . . . Fumar es un placer . . .
    Y si quieres pescar ¡mójate el culo, bribón!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s