OPA hostil

º

º

Cuando Merche terminó de leer la carta certificada que el cartero le obligó a firmar como recibida, sintió rodar por su cara un par de lágrimas de filosa cuchilla.

Le costó admitir que una década de matrimonio no le habían bastado para intuir que, más temprano que tarde, llegaría tal petición: el divorcio “con carácter urgente y la solicitud de su conformidad” para proceder a la valoración de los bienes comunes a efectos de la separación de ganaciales, según inventario anexo:

La casa familiar.

Un apartamento en la playa.

Dos coches.

Una cuenta corriente.

El depósito a plazo fijo.

Un paquete de acciones…

Buscó papel y pluma y fue enlistando:

– Contrato de matrimonio indefinido, roto, sin aviso previo, por el demandante, por diez años de trabajo a tiempo completo, sin sueldo ni seguridad social, por tanto, sin derecho a cobrar el desempleo: la casa familiar.

– Dos hijos sanos y educados: el apartamento de la playa.

– Siete años sin vacaciones ni pagas extras: Los dos coches.

– Treinta y dos risas y cuatro regalos dignos de recuerdo: El depósito a plazo fijo.

– Una noche de boda y mil noches velando insomnios, propios y ajenos: El paquete de acciones.

– Tres cicatrices: dos por cesárea y una, la más reciente y sin alivio, por traición: Esto no tiene precio.

De tal manera, señor licenciado, como podrá recalcular usted mismo,  la valoración de gananciales arroja pérdidas, las mismas que deberán ser amortizadas por su generoso cliente que, justamente de eso, de amor, ahora anda sobrado…

º

º

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s