Mi regalo de reyes

º

º

Para tod@s los que están o no se han ido…

º

La otra tarde escuchaba un programa de radio en el que trataban el tema de la numerología. Dos supuestos expertos y una vidente, explicaban la teoría de los números que determinan nuestro destino. Con un simple cálculo sobre nuestra fecha de nacimiento, entre sumas y divisiones, podemos descubrir lo que nunca nos va a suceder. O sí.

Siguiendo sus instrucciones, hice el cálculo mentalmente (iba conduciendo). Mi resultado fue el número seis. Ya está, «qué fácil», pensé. Pero, la verdad, es que dicho número nunca ha sido particularmente importante en mi vida. No obstante, y por seguir con la ociosidad, pensé en las letras. Llegué a la conclusión de que esas sí que han sido determinantes en mi sino. Entre familia, parejas y amigos, hay letras que están muy presentes en mí día a día. Aunque, como toda regla, hay sus honrosas excepciones, como la R o la P o la E.

Pero, la  C, D, L, M y J, como iniciales, siempre han iniciado su propio capitulo.

C, de Carlos, curiosidad, cariño, candor, calma, cómplice, cama(dos), calor. De caos vital.

D, de Daniela, descendencia, dar, dormir, doler. La, Le, Li: mis hermanas. L de Leopoldo, Luis, lectura, legado, ligar, liar. De lágrimas rebeldes. De lamentar insomnios.

M, de Margarita, madre, mamar, mimar, mirar, madurar, Maribel. De mares detenidos. De música, murmullo, morir. Pero también de Manolos, Marcelo, Mercedes, de mañanas azules. De manos amigas.

J, de Ja-Je-Jo-Ju. De juntos, de jugar, de jolgorio, de jamás. De jadeante soledad.

No puedo evitar volver a la R, de Ruth, de razones, recuerdos, rondas, risas. De rojo corazón. O la P, de Pilar, pillar, pellizcar, prometer. De huérfana pasión.

La E, de Eduardo, Enrique, Eva, enseñar, envolver, empezar.   De estar o ser, (re)encuentro, Esperanza. De enamorar(se).

La N, de Nieves, Noelia, de niñez.  De nada, de nunca, de te necesito…

Se me cuela la V: ver, versos, viude, vida. De amigos virtuales: Josefina, Antton, Xarbet, Cristina, Rafael, Lita, María, Luisa, Mariola, Rosa, Leire, Luis, José y/o Carlos, Antonio, Alberto, Miguel… Y me faltan letras… (Parezco el caralibro).

Y ¿qué me dicen de la A?…  Alicia, abuela, amor, Ana, amistad, ausencia, adiós. Aquí, ahora…

Al llegar a mi destino, caí en cuenta de que hacía varios minutos habían cambiado el tema de la tertulia radial. Debatían sobre bancos y tarjetas de crédito mal usadas en las compras navideñas. Me bajé del coche. Deseaba conseguir regalitos para todas mis letras, en contra de los expertos consejos: «Procure usted hacer un presupuesto y no gastar más de lo que tenga en mano». ¡Tengo tanto en las manos!

¡Al diablo con los números!

º

Nota de la A:  Sé que he dejado varias letras pendientes… Pero, esas, en otro post…

º

Anuncios

10 comentarios en “Mi regalo de reyes

  1. xarbet

    Y en la A, te has dejado la de Alejandra, que emergió detrás de una ultima grupi. Te has ganado un lugar en nuestro corazón y en el recuerdo, que cada dia es menos virtual, posiblemente, la Alejandra que yo imagino a través de la pantalla, no es la misma que la que tiene tanto en las manos, posiblemente, si algún día nos vemos cara a cara, tengamos que volver a empezar la relación con otros parámetros, pero esto no nos asusta, me da la impresión de que la madera es buena, tiene vetas, mordidas, trozos rudos, otros mas pulidos, algún que otro desgarro y muchos agujeros de clavos que hubo que arrancar, pero no hay carcoma que la pudra, sino que está bien impregnada de los aceites de la amistad.

  2. pilar

    muy buen regalo alejandra el mejor que me han dejado, porque no he tenido otro, debo ser muy mala, puesya ni carbon, un besote muy grande de tu amiga incondicional, una preguntita ¿porque no as mencionado alejandra en la A, era lo primero que tenias que haber puesto,?

  3. Que bien escribes..
    Voy a por un enlace en mi web a tu blog. Ya que yo redacto de pena.
    Te dige que cuando puedas, me lleves a una tertulia literaria, haber si se me pega algo.

    Pero va a ser un trabajo duro..
    Pedro = Testarudo..

  4. Has conseguido emocionarme en esta tarde-noche de Reyes, ha sido un precioso regalo que no esperaba.

    Es realmente una delicia leerte. Los que, como tú, tienen esta capacidad de poner sentimientos a las palabras, son los que consiguen que las letras ganen a los números.

    Un beso!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s