Doble moral

º

º

Si, yo puedo dejar de fumar como podría dejar de amar.

Lo sé, ambas licencias pueden ser nocivas para la salud, llegando, incluso, a ocasionar  severos trastornos a los que están a nuestro alrededor.

Gracias a que mi madre me educó muy bien y me enseñó a respetar al prójimo, donde me dicen «No fumar», yo no fumo. Lo mismo hago cuando me advierten «No amar»: yo no entro.

Comprobado está que fumar y amar contienen sustancias químicas que pueden dañar directamente al corazón. De hecho, hasta  impotencia se puede llegar a sufrir.

De acuerdo con las autoridades, y la sociedad en particular, dichos actos se deben practicar en cotos muy concretos: al aire libre, fumar. A puerta cerrada, amar.

Más qué delicia cuando ambos logran coincidir. Primero amar, luego fumar. Seguir amando…

Así pues, excelentísimas autoridades, les pido, les súplico que prohíban totalmente la venta de cigarrillos. Cierren los estancos. Acaben con los productores de tabaco. Impidan la libre circulación del amor. No me cobren más impuestos por aquello que prohíben. No me faciliten la cicuta. No solapen mi adicción…

Y, quizá, así, me sea más fácil dejar de fumar.

(De lo otro… ya hablaremos otro día…)

º

º

Anuncios

3 comentarios en “Doble moral

  1. Querida Alejandra,hace 20 años que sin fumar espero.Dicen que los que fueron fumadores son intol(orentes),y no es mi caso,aquí te dejo un antiguo poema(inspirado en una tabaquería situada cerca de la estación de Alicante.Fumar puede matar y yo digo: Matar puede fumar.
    Besos con nicotina Malboro.

    A veces quisiera ser un cansado héroe
    Olvidar que olvido como
    Un ciego ante el espejo
    Y poner cara de doble mantra
    A veces sin veces le ruego
    A mi dulce esposa que avise
    A este borracho para que no olvide
    Su apreciada dentadura en bourbon
    ¡Ay!, el humo asueto/ocioso relata:
    Que matar puede fumar
    Que de lejos todo parece cercar
    Regresar y escuchar los ecos del grito
    A veces mi desierto es florecer
    De puntillas en alguna vez
    Pero pasan los años contando/viviendo/mirando
    Piedras, sombras, sillas, casas abandonadas
    Como un gato curioso
    Y eso es lo que importa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s