Ajuste de Cuentas

Querido Carlos:

Mis dedos se han levantado tristemente inquietos, les urgía escribirte con la esperanza de que recibas el correo muy temprano.

Y es que la noche de ayer ha sido la primera en siete años que no despiertas conmigo. Y lo que duele es la certeza de que no lo volverás a hacer porque cuando estabas viajando por el mundo, hablando de poesía o debatiendo sobre literatura, mientras descubrías países y nuevos amigos, siempre me llamabas, calculando los cambios horarios, para despertarme y darme los buenos días. Pero antes, por la noche, habías hecho lo mismo para que durmiese tranquila, asegurándome que, aunque no estabas, estabas.

Ni ayer ni hoy ha sonado el teléfono. Ni volverá a sonar.

Me levanté sin mucho sentido, saqué a los perros, di de comer a la gata y, como todas las mañanas de los últimos meses, crucé el pasillo para darte un beso y asegurarme de que habías dormido bien.

Gracias a tu hijo, ayer la habitación se quedó desdibujada: apenas quedan rastros del último caos. En medio de ella, la rosa y la margarita que les robé sin que se dieran cuenta. La margarita está cabizbaja. Fue al cerrar la puerta, cuando me fijé en tu mesilla que quedó intacta. Entonces, como un ladrido, me escuché gritando ¡Cabronazo, me has dejado sola! Y nos pusimos a ajustar cuentas. Luego, por fin, me dejaste llorar, a solas, contigo.

Te recordé que en el verano del 2003, sentados en un bar de la calle Barceló, me pediste que me quedara en tu vida, en España, a tu lado: «Te he buscado en muchas vidas. Ahora que te he encontrado no puedo perderte. Te prometo qué serás feliz. ¡Vámonos recio, mi generala!».

Ante tal declaración, no cabía ni medio no.

Desde entonces, no he vuelto a tu México lindo y querido, pues el proyecto era ir juntos para hacernos viejos por allá.

Pero como nunca has dejado de sorprenderme, querido, escogiste el viernes pasado para marchar primero. El problema es que no me dejaste dicho qué hacer con el reloj que sigue dando la hora en tu mesilla. Si, ese que te regalé el día de nuestra boda. O con el que te di por nuestros primeros cinco años y  no llegaste a estrenar. No me hablaste sobre el futuro. Este, el de ésta mañana y que ya no incluye el plural ni la palabra juntos.

La nevera se queda llena de natillas y ya sabes que a mi no me gustan. Tus zapatillas ya no andan por el salón. Dejaste un libro a medio leer y me pregunto si lo he de terminar yo, para contarte el final después. He lavado tu cenicero plateado y no se dónde ponerlo, pues el espacio está lleno de vacío. Anoche, los perrines se quedaron sin galletas. Por cierto, ayer ganó tu Madrid. Creo que seguiré viendo el fútbol por si me vienes a preguntar cómo va a liga…

Pues si, me dejas muy triste. Me dejas sin respuestas, porque preguntas tengo todas y, la primera, la sabes muy bien ¿Por qué?

De lo que no hay ninguna duda, es que cumpliste tu promesa y me hiciste muy feliz. Me has dejado muy amada, amor. Supongo que eso debe estar muy cerca de quedar en paz…

19 de abril, 2010

(Pd.- Llaman a la puerta. Es Pili, del ayuntamiento. Necesitan tu partida de nacimiento… puta ironía.)

Anuncios

12 comentarios en “Ajuste de Cuentas

  1. luis alvarez-ude

    tita, es impresionante……… sabes como soy del BARÇA, le dije al tio fer que si mi tio carlos podia ver el madrid vs BARÇA, prefería que ganase el madrid, por lo menos que esa satisfaccion tubiese en esos momentos tan malos, no pudo ser, lastima.Pero seguro que desde alli arriba animará a su equipo del alma, y sobre todo a ti, tan buena, tan amable y tan luchadora. siempre estaré a tu lado para lo que necesites.
    os quiero

  2. Hola Alejandra. Siento mucho lo qu estás pasando y espero que estés rodeada de amigos. La muerte nunca llega bien pero aunque el dolor no se olvide confio en que recuperes la sonrisa cuanto antes.
    Recibe todo mi afecto y cariño.

  3. pilar

    siento haberte enturbado con la puta partida de nacimiento,a mi tambien me ha jodido tener que ir para eso, pero la vida sigue y es mi trabajo,piensa que en parte ha vuelto a nacer, en otro sitio en otro lugar, dios sabe donde,solo se que donde este nos estara viendo,y que en nosotros esta su recuerdo, su sonrisa, su saber escuchar, su saber responder,sepas que os quiero, lo siento, espero que me perdones, sabes donde estoy, y para lo que necesites, te vuelvo a pedir perdon, un beso de la pililili………..

  4. Ruth Toledano

    Querida comadre, él sigue em tus recuerdos, en tu escritura, en los familiares y los amigos, en vuestros perros y la gata que no ha podido disfrutarle mucho, en las cosas de ambos. Y, como dice Pilar, ha nacido en otro lugar, al que lleva la poesía y el amor. Un beso de tarde, Alejandra.

  5. noelia

    animo guapa, yo creo que ya anda haciendo de las suyas por ahi arriba, se ha liado a fumar como un descosido y mira como a puesto todo el cielo de cenizas,va a estar en todos los sitios para que le recordemos animo

  6. Pilar

    Me pones el corazon en un puño,seguirá sonando el telefono,seguiras usando el cenicero plateado y ´Carlos seguirá con su camel y su cervecita.Te queremos mucho cuñada.

  7. Javier Morett

    Alejandra, desde México, de Morelia, desde lejos, pero también tan de cerca en lo que sentimos. Tu texto ante la partida de alguien querido por tí, me removío la reciente perdida de un amigo extraordinario, poeta, fotográfo, documentalista, muy próximo generacionalmete y en trayectoria a tu Carlos, a José benítez, del que quisiera déspues comparir imágenes y textos de su obra.
    Un abrazo solidario
    Javier

  8. vicenta

    Hola! Alejandra.
    No me conoces de nada, pero yo a ti te conozco a través del amor que tu hija Daniela te profesa. Solo quería que supieras que siento que estés pasando estos momentos tan duros. No es fácil, solo queda seguir mirando hacia delante y vivir de esos maravillosos recuerdos, con el corazón lleno de alegría, sin tristezas. No es fácil pero hay que intentarlo todos y cada uno de los días, la vida sigue y tú con ella, no puedes pararte, ni un instante. Se de lo que hablo, lo pasé primero con mi hermano mayor, después con mi padre, mas tarde con mi hija y ahora si dios o lo que sea, no lo remedia, con el único hermano que me queda.
    Te pareceré estúpida y egoísta, pero el mandarte mi solidaridad y mi ánimo, me da fuerza para soportar los momentos que ahora estoy pasando.
    Vive por él y para él, pero sin olvidar que tienes que seguir tu vida, que él, Carlos, será desde ahora tu ángel protector y te dará fuerzas, cuando decaigas.
    Creo que me estoy poniendo pesada, te mando un abrazo fuerte.
    Vicenta (sastra de la RESAD).
    DANIELA, TU HIJA, ES UNA MAGNIFICA PERSONA Y TE ADORA.

  9. len

    amor… promesas…certezas… solo una vez se tienen en la vida y ustedes han terminado de acuñar el significado. Te quiero hermanita de mi corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s