Insomnios IV

Febrero 13, 2010.

Uno de los grandes problemas de una cuidadora y/o acompañante de un enfermo tan enfermo, es tener la certeza de que todo lo que se  hace o se puede hacer, no llegará a buen puerto. Hace poco, alguien me dijo que estaba equivocada en mi reflexión, que se trata de hacer la vida agradable al enfermo para que tenga una muerte feliz. Pero ¿acaso alguién muere feliz? ¿No es, en si, una gran contradicción?

            La muerte nunca es feliz. Hasta donde yo puedo entender, por más romántica que pueda ser, nadie se siente feliz ante un hecho desconocido, del que únicamente reconocemos su fatal contundencia. Una persona que muere en un accidente, desde luego no lo hace feliz: lo hará sorprendida,  llena de dolor, atemorizada. Un suicida, lo es por la desesperación, cuestión bastante lejana del concepto felicidad. No creo que, los condenados a muerte, encuentren en ella felicidad. Estoy convencida que la cambiarían, sin duda, por la cadena perpetua. Los que mueren por amor, desde luego mueren de dolor. Incluso, aquellos que mueren dormidos, ni siquiera son conscientes de ello, así pues, ni pánico, ni dolor, ni felicidad. No, no creo que nadie muera feliz. Como mucho, se puede morir tranquilo.

            Estos tres últimos días, la casa ha estado revolucionada. Tu homenaje ha sido como un chute de vitalidad y estás hiperactivo. El teléfono no ha parado de sonar:  te han llamado amigos que no fueron y amigos que sí lo hicieron, pero que quieren comentar contigo. Te he hecho la lista de los libros que tienes que firmar: te cuesta tanto trabajo, pero deseas hacerlo.

            Pero, ayer, me he enfadado mucho contigo y en mi insomnio, me he sentido fatal.

            Me invadió la rabia cuando te sorprendí con un chupito de tequila en la mano. Sé que ésta extra-dosis de energía te hizo pensar qué no pasaba nada. Y la verdad es que, a estas alturas, no pasa nada. Hace un mes que el médico dijo: «Dejadle hacer lo que le dé la gana» (eso traducido, significa lo que significa). Así pues, las normas se relajaron: puedes tomarte tus vinitos en las comidas y tus pinchos de sobrasada menorquina, tu favorita. Incluso, he cerrado los ojos a tus gin-tonic en Madrid: había gente, estábamos felices y… al final, ya ves lo qué te pasó…

            Pero, el chupito me sacó de mis casillas. Te dije cosas feas, lo siento. Sé qué lo haces lo mejor que puedes, como sabes o como sientes. Fue tan absurdo cuando te dije qué eso era veneno para ti ¡Pero si el veneno te habita desde hace tiempo! Te dije qué sí hacías eso, te ibas a morir ¡Es la mayor estupidez que he dicho en mi vida! No te estaba diciendo nada que tú no sepas…

            Anoche, en mi insomnio, comprendí que a ti, en ese momento, aquello te hacia feliz. Y te lo jodí con mis miedos. Quizá, lo qué tenía que haber hecho, era haberme puesto un chupito yo también y brindar contigo, como en los viejos tiempos, cuando nos sentábamos a charlar, a beber y a escribir el futuro.

            Eso, en el fondo, es lo que me dolió: no haberlo hecho…

Anuncios

Un comentario en “Insomnios IV

  1. Laura Díaz Ortiz

    Fijate que después del infarto y operación de Juanjo, nos tocó que al llegar a fiestas o reuniones, todos los cuates o familiares nos preguntaban como estaba, si comía bien “ya dejo de fumar verdad?”, si descansaba… Recuerdo un día que de plano fué de “prestame un cigarrito por favor”…
    Obviamente me ha tocado ser la gruñis de pronto por un cigarro o algún otro
    Creo que la preocupación es legítima, pero mediar entre preocupación, gusto por la vida y pasarla lo mejor posible en esta etapa es todo un arte.
    Me sorprendes increíblemente con tus insomnios, y creo que son una hermosa manera de combinar aciertos y desaciertos, realmente me conmuevo, enorgullezco y una oleada más de emociones a leerte.
    Creo que esta compañera – cuidadora, como te dices tiene un amor inmenso, compasivo, generoso, brillante…
    Laura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s