Carrusel

.

“Al amor no hay que darle muchas vueltas.
Tan solo admite dos.
Sí o no.”
(Carrusel, No hay tres sin dos, Trama editorial.)

.

.

Tú y yo, Garaje Jack

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cuento y mitad

Desde Valencia

“Yo no soy nadie sin la mirada del lector.”

Tras el éxito de sus dos obras anteriores, dos libros de microrrelatos ‘Cuentos Chinos’ (2009) y ‘Pizca de Sal’ (2012) y su novela, ‘Julia’ (2013), la escritora mexicana Alejandra Díaz Ortiz, afincada desde hace más de una década en España, ha publicado recientemente No hay tres sin dos (Trama Editorial).

Este No hay tres sin dos viene de la mano de sus hermanos Cuentos chinos y Pizca de sal, ¿cómo ha sido el parto? ¿Era un hijo brevemente esperado?

De los tres «partos» quizá éste ha sido el más sosegado. El más sereno. No obstante, ha sido el que más trabajo nos ha dado a mi editor y a mí.  Es curioso, pero mientras que con los otros dos tenía muy claro lo que quería contar, con No hay tres sin dos, tuve muchas dudas.

Hiperbreves, microficciones y prosa poética, no me decido entre estos tres registros para hablar de su libro en dos palabras.

Te aseguro que es involuntario, pero bien advirtió Aute: soy caótica cuando de escribir se trata. Tan solo me propongo dar voz a los diferentes estados de ánimo por los que vamos pasando a cada momento. No siempre estamos expansivos, a veces estamos parcos. Otras tantas, desparramamos locuaces. Y hay momentos en que tan solo basta una sola palabra o, por lo contrario, nos urge un discurso completo…. (seguir leyendo)

.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Cuenta Cuentos

.

El jueves 18 de septiembre a las ocho de la tarde (20,00 hrs.), nos hacemos unos cuentos… ¿Te apuntas?

Los diablos azules, c/ Apodaca 6, Madrid  (Muy cerquita del metro Bilbao)

.

No hay tres sin dos, Alejandra Díaz-Ortiz (Trama editorial, 2014)

No hay tres sin dos, Alejandra Díaz-Ortiz (Trama editorial, 2014)

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Conversaciones en cualquier terraza de verano (II)

.

(Mesa a la espalda)

 
Él, el amigo desconsolado:      De verdad, tía, no sé que ha pasado. Todo iba tan bien y de pronto… ¡Nada!

Ella, la amiga que anima:          ¡Ay, amigo! A ver cuando terminas de entender que hay amores que matan y otros que ni salpican…

(Me habría gustado intervenir para pedirle que no olvidara a los que tan solo escupen…)

.
(Mesa de enfrente)

 
Él:                  Disculpe, pero ésto no hay quién se lo coma. Está muy picante. ¡Es excesivo!

Camarera: ¿Sí? No se preocupe, ahorita mismo lo regreso a la cocina para que se lo regulen…

(Mientras la camarera se aleja con el plato, él y ella –y yo, desde mi mesa− cruzamos el pasmo de nuestras miradas, tratando de dilucidar bajo qué parámetros regularán el picante. ¿Servirán también para la pasión?)

.

 

.

_______

N.de A.-  Así fueron, tal cual. MO, un testigo de excepción…

.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Conversaciones en cualquier terraza de verano (I)

.

(Mesa a la izquierda)

Ella: A mí me gustan los hombres de antes pero con las cosas de ahora.

Él   : Pues yo antes era muy malo. Ahora soy así.

.

(Mesa a la derecha)

Él:   Permítame…

Ella: ¡Ay, muchas gracias!, qué amable es usted.

Él:     Señora, así me educó mi abuelo. Siempre me decía que un hombre se viste con los pies. Además, soy republicano…

 

Madrid, Calle Alcalá (1935)

Madrid, Calle Alcalá (1935)

 

_____________

N.deA.-  Prometo que las conversaciones, pilladas al vuelo, fueron reales. Mi mesa, por supuesto, estaba al centro… Aunque yo también soy republicana.

.

 

2 comentarios

Archivado bajo Cosas de la real vida, Cuento fricción

Píxeles

.

Pues ahí estaba yo: rellenando el perfil, que más que perfil, parecía una ficha policial.

¿Altura? Pues 1,64 m. ¿Edad? Bueno, un par de años menos, ¡qué más da!: 42. ¿Color de pelo? Bueno, ahora lo tengo castaño, pero tengo ganas de un cambio: pelirroja.

¿Tatuajes? Un error de juventud: sí. ¿Aficiones? ¡Uf! Si digo que me gusta hacer ganchillo, pensarán que soy una antigua. Y si digo que me gustan las motos… Nada, lo normal: cine, lectura y pasear. ¿Quieres tener más hijos? ¡Pero si no tengo ni uno! Y si digo que sí, saldrán huyendo: No, no quiero.

¿Apariencia? ¿Esbelta, delgada, atlética, unos kilos de más? ¡Pero si todas tenemos unos kilos de más!

¿Te consideras muy atractiva, agradable de ver, solo atractiva, normalita?… ¿Qué significará “agradable de ver”?

¿Qué tipo de hombre quieres? Marca las casillas que se correspondan con tu búsqueda… ¡Pues puesta a pedir!: “Alto, atractivo, universitario, buena posición económica, sin cargas familiares, simpático, buen humor, inteligente, cariñoso, sincero, romántico, culto, con pelo, ojos claros, sonrisa agradable, que sea fiel y con disposición al compromiso”.

Tampoco es que pida mucho. Pues bien, ya está: perfil aprobado y activado. Allá voy… (seguir leyendo…)

.

_______

Publicado en “Los Relatos de Estío” del periódico Cuarto Poder.

5 comentarios

Archivado bajo Cuento fricción, Cuento y mitad, Uncategorized

Crónica de una pregunta inevitable

.

Se lo fue advirtiendo por activa, por pasiva y hasta por reflexiva.
Lo hizo por la mañana, por la noche, y algunas veces, por teléfono.
También a voces. También sin voz, pero por escrito. Una vez trató en silencio.
Alguna tarde lo intentó con risas que, inevitables, se trocaron en sal.
Por ahí leyó que era bueno hacerlo con velas y vino. Tan solo consiguió enturbiar la oscuridad.
Lo probó con todo y se quedó sin nada. Al final, un mal día, se rindió.

− ¿Cuándo dejaste de quererme?, le escuchó preguntar desde el fondo del insomnio.

No consiguió responder.
También se le habían muerto las palabras.

.

Me voy, Julieta Venegas.

.

Deja un comentario

Archivado bajo Cuento fricción, Cuento y mitad